La sonrisa del gato

De Rodolfo Martínez
Saltar a: navegación, buscar
La sonrisa del gato
Thumb
Datos técnicos:
Ediciones 1995, 2011, 2017
Género Ciencia ficción
Palabras 46.000

Sinopsis Editorial

Primera edición

En la estación espacial conocida como La Peonza nada es lo que parece y el dueño de un bar de mala muerte puede, en realidad, ocultar a un inquisitivo espía que se vé atrapado en un juego de poder en busca de cierta información que resultará vital.

Este es el punto de partida de LA SONRISA DEL GATO, la primera novela cyberpunk de autor español y en la que el lector encontrará, junto a una intriga trepidante, personajes tan atractivos como dispares: fanáticos religiosos, adictos al quirófano, policías corruptos y una inteligencia artificial que parece haberse escapado de "Alicia en el País de las Maravillas" con el tiempo justo para estar presente en esta novela.

Siguiendo una estructura literaria que recuerda la novela clásica de intriga, Rodolfo Martínez (finalista del premio UPC 1993 y del premio Café Gijón de novela 1994) nos invita, a través de los recuerdos de uno de los protagonistas, a un viaje tan emocionante como lleno de peligros.

Segunda edición

Premio Ignotus 1996 a la Mejor Novela

La estación espacial llamada La Peonza es el silencioso campo de batalla donde varias potencias luchan, por todos los medios a su alcance, por obtener una pieza vital de información. Una malévola inteligencia artificial acabará interfiriendo en el proceso con propósitos desconocidos.

Libro imprescindible para comprender la evolución de la ciencia ficción española, La sonrisa del gato es una original mezcla de thriller, cyberpunk y space opera, con personajes inovidables y un ritmo endiablado; una novela «mestiza» en la que conviven con sorprendente armonía varios géneros distintos.

Edición 20 aniversario

Premio Ignotus 1996 a la Mejor Novela
La primera novela cyberpunk española

La estación espacial llamada La Peonza es el silencioso campo de batalla donde varias potencias luchan, por todos los medios a su alcance, por obtener una pieza vital de información. Una malévola inteligencia artificial acabará interfiriendo en el proceso con propósitos desconocidos.

Libro imprescindible para comprender la evolución de la ciencia ficción española, La sonrisa del gato es una original mezcla de thriller, cyberpunk y space opera, con personajes inolvidables y un ritmo endiablado; una novela «mestiza» en la que conviven con sorprendente armonía varios géneros distintos.

Publicada originalmente en 1995, fue la primera novela de Rodolfo Martínez, pero también la primera novela española cyberpunk: una narración contada con garra y sin miedo a probar nuevos caminos. Veinte años después de su publicación, la historia no ha perdido fuerza y la peripecia sigue siendo fresca y trepidante.

Argumento, temas, técnica literaria

La sonrisa del gato es una novela de intriga y espionaje con elementos claramente tomados del cyberpunk. El propietario de un bar en una estación espacial tiene también una red de espionaje que, un día, descubre un infiltrado en la estación que, bajo todas las apariencias, no debería existir. Una de las inteligencias artificiales de la estación ayudará al infiltrado a conseguir sus propósitos y, de paso, intentará eliminar del juego a los dos personajes principales: Chandler (el dueño del bar y de la red de espionaje) y Memo (adolescente que es uno de sus principales espías). En su huida, los dos recorrerán la estación y se verán envueltos en diversas peripecias, encontrando por el camino tanto amigos como enemigos.

Es de destacar que uno de los personajes secundarios de esta novela, Vaquero, un hacker vestido como un personaje de western de Sergio Leone de habla y ademanes ampulosos, volvería en otras dos narraciones de Martínez: el cuento «Mensajero de Dios» y la novela corta «Un jinete solitario».

Son varios los temas que permean la novela. Uno de los más importantes, como señaló en su momento Pedro Jorge Romero, es la responsabilidad. Los principales personajes, en un momento u otro, se verán en la disyuntiva de hacerse o no responsables de sus actos o de aceptar la responsabilidad de aquellos bajo su cargo. En ese aspecto, las decisiones que toman personajes como Chandler, Memo, Vaquero o la inteligencia artificial Cheshire serán fundamentales para el desenlace, no ya de la trama, sino de su propia peripecia vital.

La novela forma parte del ciclo de Drímar y se desarrolla en lo que sería la parte final del mismo: en ese momento el hombre se ha espercido por la Galaxia y controla buena parte de ella. Dividido en dos potencias antagónicas que mantienen una guerra fría que dura más de mil años, la Peonza, la estación espacial donde transcurre la acción, es una especie de territorio neutral. La metáfora con la guerra fría del siglo XX es más que obvia y, en ese sentido, la Peonza podría considerarse un trasunto del Berlín de los años cincuenta o sesenta.

La estructura de la novela va alternando secuencias en pasado narradas en tercera persona (a veces omnisciente, otras adoptando el punto de vista de un personaje u otro) con otras secuencias en presente que presentan el interrogatorio de Memo por uno o varios desconocidos y que están resueltas en un puro diálogo, sin acotaciones de ningún tipo. Se supone que esas secuencias en presente transcurren algún tiempo después que el resto de la novela. Martínez las usa con diversos propósitos: a veces para resumir acontecimientos que prefiere no narrar en detalle y en otras ocasiones como una forma de establecer un contraste y un extrañamiento con los acontecimientos principales de la historia que está contando.

El estilo tiende a ser claro, funcional y directo, aunque aquí y allá aparecen en la novela ciertos fragmentos dotados de una carga poética no desdeñable, como cuando Memo y Chandler cruzan la cubierta del placer de la Peonza:

Así que sigue empujando a Chandler, dejando atrás a una amazona inverosímil que los mira con hambre, apartando cuerpos sudorosos y febriles, huyendo de monstruosidades fálicas y desmesuras mamarias, de vulvas que no están donde debieran, de clítoris que se multiplican, de gargantas hambrientas y anos impacientes, de dedos que succionan y lenguas que muerden, de uñas eléctricas, muslos ardientes, sonrisas armadas, pies emplumados y labios sutiles. Apenas les presta atención; conoce bien esa fauna que pulula por la Peonza y se han proporcionado a sí mismos los mejores caprichos que los bioingenieros les podían conseguir. La mayoría de ellos no sobreviven a los veinte años. Viven para su propio placer y suelen morir en un último chispazo de gloria que nadie percibe salvo ellos mismos. Es consciente de que él mismo podía haber acabado así, como un monstruo en busca de placer, o quizá como un esclavo que sólo vive para darlo.
La sonrisa del gato capítulo «Un universo que no parece consciente de su presencia».

Acogida crítica

En el paupérrimo panorama de los años noventa, en los que apenas se publicaba profesionalmente a autores españoles de ciencia ficción, la acogida que tuvo La sonrisa del gato fue sumamente positiva. Con el tiempo ha ido manteniendo su carácter de «pequeño clásico» de la ciencia ficción española y a menudo aparece en los listados de las mejores novelas del género en España.

Es especialmente apreciada por el doctor en Teoría de la Literatura Fernando Ángegel Moreno, uno de los principales estudiosos de la ciencia ficción en España.

Reseñas de la novela en la red

Ediciones

  • Primera: Miraguano, 1995, rústica sin solapas
  • Segunda: Sportula, 2011, ebook
  • Tercera: Sportula, 2015, rústica con solapas y ebook

Premios

  • Premio Ignotus 1996 a la Mejor Novela